Seguidores

domingo, 18 de abril de 2010

EL CARÁCTER DE MOISES

INTRODUCCION:
En Santiago 01:20 dice: “...porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios...”, en otras versiones dice que en la ira del hombre, no actúa la presencia de Dios, quiere decir que para poner justicia no se necesita el elemento del enojo o de la ira. Nosotros como humanos tenemos cosas desagradables en nuestro corazón y carácter, pero Dios hace cambios grandes en nosotros, pero si actuamos con humildad, porque a veces andamos con caminaditos de pavo real y no dejamos a Dios actuar en nosotros.

Anécdota: Me recuerdo una vez que estábamos con mis compañeros de universidad presentando un examen de estadística y estudiando al mismo tiempo las probabilidades, y una de las compañeras de estudio dijo muy orgullosa: Yo ya me preparé, ya estudié, ya recibí clases extras, pero todos los demás estábamos un poco temerosos por ser la primera vez que nos íbamos a enfrentar a ese tipo de examen, y nunca se me olvida que fue la única vez que esa joven sacó cero en el examen, la que supuestamente ya lo sabía todo, la que había recibido clases extras, no se qué le pasó pero sacó cero y ella lloraba, ahí se le quitó el orgullo.

Yo le cuento esto porque hay actitudes en nuestro corazón que no van de acuerdo al corazón de Dios, dice la Biblia que El es lento para la ira y grande en misericordia, nos tiene paciencia, espera a que nosotros rindamos nuestra voluntad, una de las cosas importantes que debemos saber es que el que está bautizado en agua, sumergido, no por aspersión, el carácter de Cristo se comienza a plasmar en esa persona. Notemos que en la Biblia no dice que Dios no se enoja, hay doce cosas en la Biblia por las cuales Dios se enoja, otro día las vamos a estudiar, pero a pesar de eso, Dios es lento para la ira y grande en misericordia, y de la misma forma, nuestro carácter plasmado en Cristo, tiene que aprender a ser lento para la ira, Dios no va a cambiar su personalidad, lo que quiere moldear es su carácter. Yo conozco un hombre que por cualquier cosa mínima, él se enojaba, por una mala mirada, retaba a la persona, pero Dios hizo algo increíble con el carácter de ese hombre, y ahora sus hijos hasta le pasan encima, juegan con él y ni se defiende, Dios lo transformó completamente.

Cuando yo veía el carácter, me día cuenta que había un hombre en la Biblia, a quien Dios lo había elegido como libertador de su pueblo, actuó de pastor y fue profeta, fue salvado de las aguas, era hermoso dice la Biblia, ¿sabe quien era? Moisés, quien vivió en tres cuaresmas, es decir que la vida de Moisés se dividió en tres facetas de cuarenta años cada una. Su primera faceta, la vivió en Egipto, que era la potencia mundial, tenía el mejor gobierno, la mejor moneda, los mejores descubrimientos, la mejor ciencia, el mejor ejército, por eso de alguna forma, el Señor permitió que su pueblo estuviera allí para protegerlos de las guerras de aquel tiempo. Moisés tuvo la oportunidad de estudiar en una de las mejores universidades del mundo, quizá pudo hasta llegar a comprender los misterios de las pirámides, pero a pesar de ser un siervo escogido por Dios, había algo que le comenzó a molestar, y es que tenía un carácter terrible y por eso, tuvo que huir de ese lugar. Luego entró en la segunda faceta, otros cuarenta años en el desierto y por su carácter se casó mal, en el desierto. Después vino la tercer faceta de los otros cuarenta años llevando al pueblo de Israel a través del desierto para llegar a la tierra prometida, y por su carácter, no entró a Canaán, la tierra de abundancia.

D E S A R R O L L O
LA FALTA DE DOMINIO PROPIO


Quiero que me acompañe a Éxodo 2:11, yo no sé por qué motivo vino esta noche a la iglesia, pero déjeme presentarle de parte de Dios el antídoto para el mal carácter, y es el “dominio propio”, leamos “... En aquellos días sucedió que crecido ya Moisés, salió a sus hermanos, y los vio en sus duras tareas, y observó a un egipcio que golpeaba a uno de los hebreos, sus hermanos... verso 12 ...Entonces miró a todas partes, y viendo que no parecía nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena..”. La primera vez que Moisés manifestó su mal carácter fue en esta etapa por no tener dominio propio, y eso le repercutió a quedar en el exilio. Yo me fui al original a leer estos versículos, y en nuestras Biblias tradicionales dice que Moisés observó a un egipcio, pero en el original no dice egipcio sino que mitsraim y éstos eran los que vivían cerca de Egipto, pero me llamó la atención que significaba “límite”, quiere decir que va a haber alguien de afuera que no es del pueblo de Dios que lo puede llevar a su límite, yo creo que todos nosotros tenemos un límite, todos aguantamos sin molestarnos, pero todos tenemos un límite. Dice en el original que el egipcio golpeaba y esa palabra en el original es naca que significa herir, golpear la mejilla, el ojo, es como dar una paliza repetitiva y puede llegar a producir hasta la muerte.

Moisés no podía valerse de la ley todavía porque vino más adelante, no podía decir ojo por ojo y diente por diente, pero ya decía en Génesis 9:06 “.. El que derrame sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada, porque a imagen de Dios es hecho el hombre..” sin embargo Moisés no tenía dominio propio, sintió seguramente algo terrible y se vengó. La falta de dominio propio puede hacer que usted tome la justicia por su propia mano, recuerde que leímos en Santiago 1:20 que en la ira del hombre, no actúa la justicia de Dios. Si usted corrige a sus hijos con ira, no va a actuar la justicia de Dios.

Cuando somos niños, de alguna forma, siempre tratamos de vengarnos, si un niño nos quita algo, nos pegó o nos hizo algo que nos desagradó, a veces pudimos haber tenido la mala costumbre de devolvérselo, y si no ministramos esa área a tiempo, cuando crecemos y nos casamos, de pronto queremos hacer lo mismo en la iglesia, si un hermano nos dijo o nos hizo algo que no nos gustó, buscamos la oportunidad para hacerle daño, pagar mal por mal. Aparentemente es algo tan sencillo pero que a muchos les ha costado hasta la vida, por eso dice la Biblia que nosotros tenemos que ser mansos y humildes. Hay ministros, profetas, pastores, evangelistas, que son de Dios, pero con un carácter que no pueden dominar. En el verso 17 dice que Moisés echó a los pastores que no dejaban que las hijas de Madián dieran de beber agua a sus ovejas. Yo me imagino a Moisés cuando los vio, solo se les quedó viendo, y enseguida se agarró con ellos, que cosa tan terrible hermano.

En Eclesiastés 7:09 dice “.. No te apresures en tu espíritu a enojarte, porque el enojo reposa en el seno de los necios..” que cosa hermano que el enojo nos convierte en necios, dice la Biblia que amemos a nuestros enemigos, dijo alguien: “es secreto de la realeza fingir demencia”, en otras palabras es hacerse el loco cuando nos hacen algo, que en vez de decir: “me vio mal, entonces yo le caigo mal, me hizo esto porque seguramente no me quiere, dijo aquello enfrente de todos para hacerme sentir mal, quiso humillarme”, mejor digamos: “tal vez no se dio cuenta, no se fijó, pueda que tenga problemas por eso actúa de tal o cual forma”, eso es hacernos los locos. Cuando un mitsraim quiera llevarte a tú límite, aléjate de ese lugar, dice la Biblia que el entendido ve el mal y se aparte, para qué te quedas esperando en ese lugar, si vez que te están ofendiendo, no pienses en devolvérselo, simplemente vete de ahí.

Tal vez si Moisés en lugar de haber matado al egipcio, hubiera ido con Faraón y le hubiera dicho: “fíjate que a mi pueblo lo están maltratando, lo golpean mucho, has algo”, quizá hubiera sido diferente, pero por no tener dominio propio, se vengó del egipcio, lo mató y luego lo escondió. Fíjese que casualidad, pero la misma palabra que se utiliza en el hebreo para decir golpear, es la misma que utilizó Moisés cuando se vengó, le devolvió de la misma forma. El mal carácter de Moisés era el que lo llevaba a usar las manos, yo conocí a una persona que cuando salían a algún lugar con su cónyuge y se enojaba con su esposa, la agarraba tan fuerte del brazo cuando se iban de ese lugar, que se lo dejaba hasta moreteado. Que no sea la misma mano con la que acaricias, la misma con la que golpeas, yo he sabido de muchos casos en los hogares en el que los hijos le tienen miedo a la mano de sus padres, cuando los van a acariciar, los hijos piensan que la mano se levanta para golpearlos y se esconden entre sus brazos pensando que los van a golpear, que duro hermano, pero creo que todos nos ha pasado alguna vez. En una ocasión, ministrando a una mujer me dijo que sentía pánico cuando su esposo le iba a decir cualquier cosa, porque creía que la iba a golpear, tal vez le iba a decir: “qué bonito vestido llevas puesto hoy”, y cuando la iba a acariciar, ella lo rechazaba porque pensaba que él la iba a lastimar. Hasta donde podemos llegar con nuestras familias por nuestro mal carácter y qué grado de inseguridad podemos hacer que ellos tengan por nuestras actitudes, si contáramos los casos, nos quedaríamos con la boca abierta de saber en cuántos hogares existen esos problemas, y no fuera de la iglesia, sino que dentro de la iglesia, la falta de dominio propio nos puede echarnos a perder, puede hacer que perdamos nuestro trabajo secular, puede hacer que a algún joven lo expulsen de su escuela, puede hacer que se destruya un matrimonio. Muchos matrimonios no pueden consumar su vida íntima por el miedo que se le tiene al cónyuge. Es necesario que pidamos ese espíritu de dominio propio.

LA DESOBEDIENCIA EN EL HOGAR

Anécdota: En alguna parte del planeta tierra, yo conocí a un pastor que en su vida pasada, había sido terrible, había sido guerrillero, se graduó matando conejos con la boca y después se lo comió vivo, y un día le cayó la gloria de Dios quien lo llamó a su ministerio y ahora es pastor, pero de pronto, entró una de esas ovejas que parecen cabritos, y siempre trataba de reñir con él, y el pastor como ya el Señor lo había cambiado, no le decía nada, le hablaba calmadamente, pero este hombre seguía en su terquedad, y un día lo tuvo que llamar al órden fuertemente para que entendiera, y desde ese día el cabrito se convirtió en oveja, su carácter le sirvió a la oveja para deponer su actitud. Usted fue hecho para bendecir y no para maldecir, no tenemos necesidad de entender hasta que nuestra autoridad nos hable fuerte, entendamos que debemos ser mansos, pedirle al Señor un espíritu de gracia antes de hablar para que nuestras palabras estén sazonadas con miel. Dios quería que Moisés fuera lento para la ira y grande en misericordia, pero eso lo entendió muchos años después. Acompáñeme a Éxodo 4:24 “...Y aconteció en el camino, que en una posada Jehová le salió al encuentro, y quiso matarlo... verso 25 ...Entonces Séfora tomó un pedernal afilado y cortó el prepucio de su hijo, y lo echó a sus pies, diciendo: A la verdad tu me eres un esposo de sangre.” Séfora era una esposa que había que ponerla en su lugar seguramente, y yo me preguntaba por qué había tenido Moisés problemas con ella, y descubrí que ella no era del pueblo de Dios, Moisés se casó en yugo desigual, su suegro era sacerdote de Madián, una mezcla completamente. Moisés fue con Séfora y le dijo parafraseando: “Dios me dijo que hay que circuncidar al niño” y ella le dijo: “¿cómo? ¿Circuncidar? Qué es eso?, eso no me lo dijiste cuando nos casamos” y se opuso completamente. Iban en el camino, y en la Biblia ¿quien es el camino? Cristo, quien iba dispuesto a matar al niño. Note lo que provoca un hogar en conflicto con los hijos, cuando Séfora vio que Dios lo iba a matar, tomó un pedernal y le quitó el prepucio a su hijo y se lo tiró a Moisés. ¿Qué concepto tenía Séfora de su esposo? “tú siempre me angustias, siempre me atormentas, sos un esposo de sangre”, ¿por qué un hombre puede angustiar a su esposa? Por el mal carácter.

Sabe usted como se nota que la ira en alguien se va a manifestar? Por medio de la respiración, dice la Biblia que cuando se encendía la ira, en el original dice que comenzaba a respirar más fuerte. Dios quiere que seamos lentos para la ira y grandes en misericordia. En Efesios 4:26 dice “..Airaos, pero no pequéis, no se ponga el sol sobre vuestro enojo... verso 27 ...ni deis lugar al diablo..” ¿Qué significa eso de que el sol no se ponga sobre tu enojo? Sencillo, que no se vaya usted a acostar después de que el sol ya se haya escondido, y que usted siga enojado, que tremendo hermano que cuando dejamos pasar todo el día y no nos hemos reconciliado, damos lugar al diablo, luego nuestra mente comienza a convertirse en taller del enemigo, las esposas piensan: “mejor me voy de esta casa, él no me quiere, me voy a ir con mis hijos” y él piensa: “voy a buscarme a otra mujer que me comprenda más”, no permitamos ni dejemos que el diablo tenga lugar en nuestra mente o en nuestro corazón, seamos mansos y humildes, reconciliémonos, no dejemos que la noche se pase y llegue el siguiente día y nos despertemos todavía enojados.

El carácter de Moisés variaba constantemente, su esposa sentía inseguridad con él, pero en aquel tiempo era difícil posiblemente controlarlo, pero ahora ya no, porque tenemos al Espíritu Santo DENTRO de nosotros y El nos puede dar espíritu de dominio propio. Moisés tuvo muchas consecuencias, aparte de su mal carácter, por haberse casado con una mujer que no pertenecía al pueblo de Dios, no pensaba como él, no tenía las vivencias con el Señor como Moisés las tenías, por eso, la Biblia dice: “No os unáis en yugo desigual”, solteros: “no nos unáis en yugo desigual”, si usted quiere casarse, hágalo como dice la Biblia, con quien quiera, si lo quiere gordito, flaquito, narizoncito, colocho, pelón, peludo, chaparrito, alto, con quien quiera, pero con tal que sea en el Señor. En la variedad de gustos se rompen géneros, y si lo hacemos en el orden de Dios, vamos a evitar muchos conflictos dentro del matrimonio. En la Biblia hay dos características que nos marcan la inseguridad y la seguridad de un líder. A Saúl su gente lo seguía por temor pero a David su gente lo seguía danzando, tenía seguridad en él, sentían gozo, sus hogares se restauraban, porque David tenía el corazón conforme al corazón de Dios, pero Saúl no, por eso, solteros, fíjense bien con quien se van a casar, si usted quiere un esposo que a los años de casados no le importe la restauración en su hogar, busque un esposo fuera del pueblo de Dios, pero si usted quiere que su matrimonio sea de completa bendición, cásese en el Señor. Muchos hijos cuando ven venir a su padre, corren a esconderse debajo de la cama, por temor, padres, qué les estamos infundiendo a nuestros hijos, seguridad y amor, o inseguridad y miedo? Dice la Biblia que mejor es el lento para la ira que el poderoso, y el que domina su espíritu es más poderoso que el que toma una ciudad. Yo vengo a ministrarle esta noche, de parte de Dios dominio propio. El dominio propio es que mires el pecado y digas “no”, ¿añora usted el dominio propio? El dominio propio le puede alargar su vida.
LA IRA DESTRUYE LA OBRA DE DIOS
En Éxodo 32:19 dice “...Y aconteció que cuando él llegó al campamento, y vio el becerro y las danzas, ardió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las quebró al pie del monte..” Moisés se fue cuarenta días en ayuno al monte, note que grado de consagración, entonces Dios con su dedo le manda fuego y le empezó a escribir las tablas, en algún versículo dice: “escritura de Dios y obra de Dios era”, que experiencia tan tremenda, con el mismo Dios, hablando con El, pero cuando bajó del monte y vio lo que el pueblo de Israel había hecho, dice que ardió en ira y rompió la obra de Dios. Que tremendo que nosotros por la ira, rompamos una gran bendición que hayamos tenido con Dios, tal vez estábamos en ayuno, que día de bendición, leímos la Palabra, estuvimos todo el día muy bien, llenos de paz, no peleamos con nadie, todo caminó muy bien, pero de pronto, por nuestro carácter, lo echamos todo a perder. Moisés dijo: “¿Quienes se dedicaron en este tiempo a la idolatría?” Y cuando los trajeron hacia él, los mató, eran tres mil, que cantidad de gente, y en un momentito los mató a todos. En el Nuevo Testamento dice: “Hijitos míos, guardaos de los ídolos”, cuando Juan lo escribió no habían estatuas, ídolo es todo aquello que ocupe tu corazón antes que las cosas de Dios. No es pecado que usted juegue futbol, ni que vea televisión, es bueno enterarnos de las noticias, es bueno que se expanda el reino por los medios de comunicación, es bueno que de vez en cuando se siente con sus hijos y su esposa a ver algún programa bonito, pero el día que usted deje las cosas de Dios por un juego de futbol, eso se convierte en ídolo en su corazón. Si usted deja de venir a los cultos por quedarse viendo televisión en su casa, eso se convierte en ídolo. Debemos ser equilibrados y dejar que Dios ocupe el primer lugar en nuestros corazones.

En Mateo 5:22 dice “...Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio, y cualquiera que diga: Necio, {raca / cabeza hueca / } a su hermano, será culpable ante el concilio, y cualquiera que le diga Fatuo, {idiota} quedará expuesto al infierno de fuego...” que palabras tan fuertes, note que trato es el que debe evitar darle a los que lo rodean, cuando uno se enoja, rápidamente dice cosas que pueden herir a los demás, hasta después reacciona.

Tengamos cuidado cuando nos enojamos, mejor demos la vuelta y vámonos hasta que la ira se apague, y después platicamos con la persona que estemos en conflicto, ya sin ira y sin enojo. Nunca tome una decisión cuando esté enojado, va a ser la peor decisión de su vida, y las palabras que usted diga a otros en momentos de ira, seguramente van a herir a esa persona peor que un puñal.

EL ENOJO TRAE MALAS PALABRAS

Leamos Éxodo 11:08 “..Y descenderán a mí todos estos tus siervos, e inclinados delante de mí dirán: Vete, tú y todo el pueblo que está debajo de ti, y después de esto yo saldré. Y salió muy enojado de la presencia de Faraón..” Dios le dio una orden a Moisés de que fuera con Faraón y le profetizara, pero Faraón no le hizo caso y fue más la ira de Moisés en ese momento que la ira de Faraón cuando no le hizo caso. Evangelista, si no le creen cuando usted está predicando, no se enoje, Dios tiene su tiempo para todo. Cuando yo comenzaba a predicar a la gente recién convertido, hacía el llamado y la gente se reía de mí y yo comenzaba, no se me olvida, a declararles el Apocalipsis diciéndoles: “cuando mueran quemados por el sol con cáncer en la piel, ahí me voy a reír de ustedes”, y ¿saben lo que hacían? Ya no me volvían a invitar a predicar nunca más. No se enoje cuando predique, yo he conocido a ministros de Dios que cuando hacen el llamado y nadie se convierte, comienzan a pedirles a los servidores para que traigan al frente a la gente, se enojan porque nadie se convierte. Tengamos cuidado ministros de Dios con enojarnos, nuestra tarea es única y exclusivamente tirar la semilla, expandir el reino, predicar, pero la tarea de convertir no es nuestra, es del Espíritu Santo. En Colosenses 3:08 Pablo les escribe a LOS DE LA IGLESIA, “...Pero ahora, desechad también vosotros todas estas cosas, IRA ENOJO, malicia, blasfemia, PALABRAS DESHONESTAS DE VUESTRA BOCA..” el enojo te hace que de pronto de los labios con los que de pronto tu bendices, hablas malas palabras. El enojo te hace decirle cosas a tú cónyuge que van a costar que sanen, ten cuidado cuando te enojas, mejor no hables, deja que la ira pase y después reconcíliate. Esas heridas no las hagas, piensa antes de hablar, ten cuidado con lo que dices.

El enojo destruye matrimonios, relaciones seculares de trabajo, amistades, hijos, familias enteras, hermanos, padres, tengamos cuidado con el enojo, busquemos espíritu de dominio propio, no golpeemos a la gente, mucha gente piensa que el decir las cosas de forma golpeada es ser sincero, y lo único que hacemos es herir, muchas personas dicen: “yo no tengo pelos en la lengua, usted se mira ridículo de tal o cual forma”, ya lo hirió. En la Biblia dice que como manzanas de plata puestas en un lugar de oro son las palabras dichas A SU TIEMPO. ¿Por qué muchos pastores no logramos una vida en abundancia? Porque lastimamos ovejas, lastimamos a nuestros familiares o aún a la roca que es Cristo, y ¿quién es el cuerpo de Cristo? La iglesia, por eso que tu boca lleve miel para no golpear ovejas, tratemos bien al cuerpo de Cristo porque nos van a pedir cuentas de ellos. Esposos, no golpeemos a nuestras familias, esposas, no golpeemos a nuestros hijos ni cónyuge, pensemos antes de hablar, no dejemos que el enojo permanezca con nosotros aún después de haberse puesto el sol, reconciliémonos, seamos mansos y humildes. Moisés vio la tierra prometida después de muerto, en la transfiguración, no tuvo la dicha de entrar en vida. Tuvo ochenta años de desierto, ahorremos tiempo de prueba, entendamos los tratos de Dios, seamos lentos para la ira, pidamos esta noche espíritu de dominio propio. Ponte en paz con los tuyos, el Señor te va a dotar si tu se lo pides, dice la Biblia que el Señor no desprecia un corazón humilde!

Tomado de: Ebenezer Honduras
www.ebenezer.hn

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada